Bona nit!

Lo mejor que le podría pasar a esta moción sobre Cataluña sería que la retiraran del debate para este pleno. Porque hay problemas más interesantes para nuestra ciudad y provincia que estar discutiendo sobre la situación catalana, porque no nos vamos a poner de acuerdo y porque no van a sacar nada con esta votación salvo dividir a la sociedad palentina. Y hay otro motivo relevante, y es que PP y Ciudadanos tienen mayoría en el Pleno del Ayuntamiento de Palencia pero no la tienen en el Congreso de los Diputados.

El Congreso de los Diputados, sede de la soberanía popular, ha votado en contra de una iniciativa similar.

 

Esta idea del eje del mal que recuperó George W. Bush para decir que quien no está contigo está contra mí nos parece una mala solución para Cataluña porque deja fuera una inmensa cantidad de matices que nos parece relevante poner sobre la mesa. Desde Ganemos consideramos que es tiempo de bomberos, en el ámbito político y también en el mediático, y no de pirómanos que están deteriorando las relaciones entre Cataluña y España. Esto es aplicable al nacionalismo periférico y al nacionalismo español, las cosas no pueden solucionarse por la fuerza, hace falta diálogo y negociación política y restablecer los puentes para solucionar el problema. Y tenemos responsables políticos en España y en Cataluña que son incapaces de sentarse juntos para negociar una salida política a este problema.

Ustedes han intentado apropiarse de la idea de España, una idea excluyente que deja a más de la mitad de la población fuera de ella y les ha salido el tiro por la culata en el Congreso, que es donde se tienen que llevar estas iniciativas, como bien ha hecho el grupo Cs. Aunque la han perdido por tener una idea demasiado posesiva de España, poco integradora, nada dialogante, una España en la que nosotros y nosotras no cabemos. ¿Qué hacemos los apátridas? Quienes no nos sentimos especialmente orgullosos de pertenecer a ningún país, ¿nos van a obligar a pensar como ustedes? Eso no va a ser posible.

Han sido bastante torpes quienes manejan los resortes del estado español porque han convertido una movilización por el independentismo en Cataluña en una movilización a favor de la democracia y contra el uso de la fuerza para criminalizar ideas políticas.

Nos sorprende que mientras los buenos gestores de la derecha y Ciudadanos están más preocupados por la realidad política de Cataluña, el grupo de radicales antisistema estemos ocupados presentando una moción que busca mejorar la vida de la gente reduciendo la cantidad de plásticos que consume la ciudad de Palencia dialogando con los comerciantes y viendo de qué manera se pueden implementar ayudas que favorezcan otro modelo de consumo local.

Desde nuestro punto de vista el diálogo y la política son el único camino para solucionar este conflicto

 

El sábado pasado Julio Anguita impartía una charla en la que recomendaba que no perdamos tiempo en discusiones abstractas y centráramos nuestra acción política en las cosas concretas que era donde la gente podía observar que trabajábamos por un futuro mejor. Sin saberlo, le hemos hecho caso y nos hemos alejado de lo abstracto para aterrizar en lo concreto. También decía que en realidad Castilla y León no era una región tan conservadora como aparentaba y cómo podíamos construir las áreas de elaboración colectiva para hacer que la política de lo concreto venza a las discusiones abstractas o ideológicas y que la gente se vincule a lo político sabiendo que puede transformar lo que le rodea, desde lo más pequeño a lo más grande.

A mí me gustaría suscitar la ilusión de construir un proyecto en común voluntariamente compartido también por catalanes y tratar de hacer pedagogía para que la gente comprenda la realidad de la situación, lo cual es muy complicado desde Palencia. Con total seguridad a Castilla en general, y a Palencia en particular, le iría mucho mejor si se preocupara más por su realidad social cercana y concreta que por la realidad social de Cataluña o de Cuba o de Venezuela alejadas y abstractas.

Decir que “España ha sido históricamente y es un estado plurinacional, plurilingüistico, pluricultural en el que: en lo político y en lo político-cultural ha dominado durante siglos el uniformismo y el centralismo castellano, pero en lo económico han dominado los intereses de las oligarquías y burguesías periféricas en acuerdo o alianza con los poderosos del centro, todo lo cual, se ha juntado con grandes flujos de población de unas regiones a otras, dándose, en estas últimas, grados de mestizaje, asimilación y conflicto intercultural variables”. No son palabras mías son de un palentino que tuvo que irse a estudiar y a trabajar a Barcelona. Francisco Fernández Buey.

Pero vamos a seguir a Lakoff cuando dice lo de no pienses en palentino y hablemos de las necesidades concretas de la gente de Palencia que, como no saben en Cataluña, son muchas.

 

Intentemos como representantes del pueblo que somos poner a Palencia encima de la mesa e iniciemos un proceso para conseguir paralizar todo cuanto está destruyendo nuestra identidad palentina y castellana. Y no se trata de que el nacionalismo de unos haga nacionalistas a los otros por reacción como comentaba Bertolt Brecht en Historias del Señor Keuner, pero sí se trata de que Palencia tenga futuro como ciudad y como provincia donde la juventud pueda sencillamente optar por vivir y desarrollar sus proyectos de vida.

¿Qué necesita Palencia para desarrollarse? Primero poder hacer lo que hace Cataluña, poner sus problemas encima de la mesa, queremos que haya un pleno extraordinario de Asociaciones para que ellas puedan plantear cuáles son las carencias que detectan en nuestra ciudad y cuáles son las propuestas para solucionarlas.

Desde nuestro punto de vista el diálogo y la política son el único camino para solucionar este conflicto, porque el camino coercitivo, el de la multa, la aplicación de los artículos intervencionistas de la Constitución,… nos llevan a una deriva autoritaria y antidemocrática contra la que nuestro grupo luchará con todas sus fuerzas. Manuela Carmena decía el otro día en un medio de comunicación que pensar que eliminando papeletas se puede cambiar una situación social no es serio. El derecho penal no cambia ideas.

Nos duele Cataluña y aplicamos con los catalanes y las catalanas el principio de fraternidad. Nuestra posición está junto a lo que decía Isaac Rosa en un artículo: “Catalanes no os vayáis”. Pero no es lo mismo una recomendación que una imposición. Pero para ello hay que dejar que voten.