Desde que empezara la producción masiva de plásticos, en los años cincuenta, los humanos han generado 8.300 millones de toneladas métricas de plástico. De esa ingente cantidad, solo el 9% se recicla.

 

La gran mayoría acaba sin tratar en vertedores o en el medio ambiente. Según un nuevo estudio sobre la producción de este material sintético, su uso y destino final, de seguir instalados en la era del plástico, en 2050 habrá en más de 12.000 millones de toneladas de residuos plásticos.

Aunque algunos plásticos ya existían a comienzos del siglo XX, la producción masiva no empezó hasta que acabó la II Guerra Mundial, cuando dejó de ser algo casi reservado para los militares. Fruto de reacciones químicas de compuestos orgánicos obtenidos en su mayoría del petróleo, el plástico es una de las grandes creaciones de los humanos. Tras el acero y el cemento, es el producto de origen no natural más presente en la civilización. Pero sus virtudes lo convierten en un problema cuando su ciclo de vida útil se acaba.

En 2015, la investigadora de la Universidad de Georgia Jenna Jambeck y un grupo de colegas estimaba que cada año llegaban a los mares del planeta unas ocho toneladas de plásticos. Ahora, junto a colegas de la Universidad de California en Santa Barbara y la Asociación para la Educación Marina (SEA), Jambeck han calculando cuánto plástico han generado los humanos en su corta historia y dónde ha ido a parar.

La investigación, parte del año 1950, cuando se superó la cifra de los dos millones de toneladas de plástico producidos. En 2015, últimos datos disponibles, esa cantidad ascendió hasta los 380 millones de toneladas. Acumulados todos estos años, los humanos han creado 8.300 millones de toneladas.

La mitad de los plásticos producidos desde 1950, se han fabricado casi en la última década. Al principio, tanto su producción como su uso era algo casi exclusivo de Estados Unidos, a los que al poco tiempo se unirían los países europeos. Hoy, aunque siguen siendo los principales consumidores de plástico, el mayor productor es China. Las factorías chinas producen un tercio de todas las resinas y casi el 70% de las fibras.

El estudio también analiza adónde ha ido a parar tanto plástico. Cada año entran nuevos plásticos al circuito y salen los viejos. Eso hace que haya en uso unos 2.500 millones de toneladas, la mayoría en la construcción, donde se usan materiales plásticos de larga vida. El destino del resto, bolsas, ropa, envases… es en su mayoría la basura y, a medio o largo plazo, las tierras y los mares del planeta.

En los años ochenta se empezó a reciclar el plástico. Pero no parece haber funcionado. Solo el 9% de los residuos plásticos se reciclan. Además, los plásticos reciclados, que no tienen la calidad de los originales, rara vez se reciclan una tercera o cuarta vez. Así que el reciclaje solo retrasa su llegada al vertedero. Otro 12% de la basura plástica se elimina mediante incineración. Aunque la cifra de plásticos descompuestos por pirólisis (más eficiente y ecológica) va en aumento, la gran mayoría de estos plásticos se queman sin más.

El Gobierno de España planea prohibir la distribución total de las bolsas de plástico por parte de los comercios a los consumidores a partir de enero 2020, y planea prohibir la distribución gratuita de las bolsas de plástico ligeras, que son las que tienen un espesor de entre 15 y 50 micras, y que constituyen la “inmensa mayoría de las que se consumen en España” a partir de marzo de 2018 y prevé obligar al cobro de las mismas, según recoge el proyecto de Real Decreto de reducción de este material, para incorporar al ordenamiento jurídico español la Directiva (UE) 2015/720 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 29 de abril de 2015.

No obstante, según señala el borrador de Real Decreto, habrá excepciones: las producidas con material compostable, las bolsas más gruesas (de más de 50 micras) puesto que “sus características permiten una mejor reutilización” y tendrán que incorporar un contenido mínimo del 30% de plástico reciclado y las bolsas de plástico muy ligeras, de menos de 15 micras de espesor que, seguirán siendo gratuitas “por razones de higiene o para contener alimentos a granel, como las empleadas para contener fruta, carne o pescado”, tal y como se recoge en el borrador.

Según el Ministerio de Medio Ambiente, las bolsas tienden a ‘dispersarse transportadas por el aire como basura debido a su reducido peso’, lo que genera ‘contaminación’ en las masas de agua, las riberas del mar y de los ríos y el medio terrestre, con “consecuencias graves sobre los ecosistemas”. Los efectos sobre el medio ambiente se “agravan en el caso de las bolsas de plástico fragmentable”, que se disgregan en pequeñas partículas que son después ingeridas por seres vivos.

Con este proyecto, el Ministerio pretende conseguir “una mayor limpieza” en el entorno y lograr “una mayor sensibilización” de la población por el ‘excesivo consumo’ de productos de usar y tirar.

España ya ha reducido el consumo de bolsas de plástico a la mitad, pasando de 317 bolsas por habitante en 2007 a 144 bolsas por habitante en 2014.

 

La Comisión Europea está elaborando la Estrategia de Plásticos, donde se está analizando la situación de este material y es “previsible” que se avance a nivel comunitario en medidas para la reducción del consumo de otros productos de usar y tirar fabricados con plástico, como es el menaje desechable (platos, vasos, cubiertos o pajitas) e ‘incluso prohibir la presencia de microplásticos en productos cosméticos’, según ha asegurado el Ministerio.

Algunos supermercados y comercios han empezado a introducir algunas alternativas a la bolsa de plástico para los clientes mas concienciados, como cobrarla, ofrecer bolsas reutilizables, o introducir la bolsa biodegradable.

Por todo lo expuesto, presentamos al Pleno los siguientes:

ACUERDOS:

1º El Ayuntamiento de Palencia, establecerá conjuntamente con los comercios locales una campaña dirigida a los consumidores, que tenga como objetivo final limitar el uso de las bolsas de plástico.

 2º Reclamar al Gobierno de España y a la Junta de Castilla y León que se habiliten partidas presupuestarias para impulsar el uso alternativo a las bolsas de plástico.

 3º Reclamar al Gobierno de España la realización de estudios encaminados a desarrollar nuevos materiales más ecológicos y biodegradables que vengan a sustituir a los plásticos que se utilizan para la fabricación de las actuales bolsas.

 4º Dar traslado de la presente moción y de sus acuerdos a:

  • Al Gobierno de España, a los Grupos Parlamentarios del Congreso y del Senado, a la Junta de Castilla y León y a los Grupos Políticos de las Cortes.