lecracEl Centro Cultural de la antigua cárcel, con tan solo dos años de vida, sigue confirmando que es “el crack (constante)” por sus continuas roturas y averías

Ahora entendemos el nombre dado por la Concejalía a la antigua cárcel, seguramente sea debido a los constantes “cracks” que se escuchan en el centro, entre tanto desperfecto y deterioro.

Lo penúltimo ocurrió el pasado sábado dia 5 a media mañana, cuando el fuerte viento voltea la puerta principal del centro destrozando varias de las cristaleras de la puerta de acceso. La sucesión de acontecimientos a continuación es de sainete:

Al tratarse de un sábado, no hay personal del ayuntamiento, tan solo una persona contratada de la Fundación San Cebrián, a quien la situación desborda: Carece de números de contacto de la Concejalía de Juventud e Infancia que tiene programadas actividades esa mañana, y por teléfono no es capaz de localizar a ningún responsable del Centro, algunos por encontrarse de vacaciones y otros por no contestar a las llamadas. Finalmente logra hablar con una de las trabajadoras de la Concejalía de Cultura que tiene que desplazarse desde Valladolid para atender la emergencia, con el apoyo de otra trabajadora, perteneciente a personal subalterno de misma concejalía.

La intervención de los bomberos permite retirar los restos de cristal de la puerta, recogerlos y apilarlos en un montón de dimensiones considerables, no haciéndose responsables de su traslado, para lo cual se informa a las dos trabajadoras que deben avisar a la empresa de limpieza contratada por el Ayuntamiento, que se hace cargo de la situación justo a tiempo para evitar que la entrada de los niños a las actividades de las 17:00 h, pudiera acarrear consecuencias graves para los pequeños, por la peligrosidad del cristal amontonado.

Afortunadamente el incidente del sábado no ha supuesto mayores disgustos ni riesgos para ninguna persona, lo lamentable es que se tengan que hacer cargo de la situación dos trabajadoras por no encontrarse nadie más disponible y no haber personal municipal de la concejalía que programa las actividades.¿Qué interés manifestó por este asunto la concejala de Cultura, a quien se dio aviso del suceso?
Por otro lado, este edificio está compartido con la Policía Nacional. También es la puerta de acceso de su museo, y no se tiene conocimiento de que ningún responsable del mismo se haya interesado del llamativo suceso. Tampoco apareció nadie para resolver la situación… Quizás no fueron avisados, quién sabe.

Lo que está claro es que este centro es un cúmulo de situaciones surrealistas.

El frío sin cristales curiosamente es el mismo que había anteriormente, con unos 17 grados, de modo que el personal que allí trabaja no se quita el abrigo.

– Lo mismo ocurre en la sala de estudio, donde ha habido numerosas quejas, así como en la sala infantil, donde el aire de los conductos de calefacción, dos años después de la puesta en marcha del centro, sigue saliendo ¡frío…! De lo más adecuado para las temperaturas actuales.

– Otra incidencia más, son los baños públicos que han estado semanas sin funcionar. Si se utilizaba uno de los inodoros el resultado desbordaba por el WC contiguo, es el resultado de olvidarse de construir el saneamiento… ya fueron reparados el viernes dia 11, debido a que el lunes fue la inauguración de un proyecto al que asistían autoridades. Lo más vergonzoso es que han contratado servicios de fontanería de una empresa, porque el ayuntamiento de Palencia no tiene fontanero. Tras jubilarse el que había, contrataron sustituto por el plan de empleo finalizado el día 24 de octubre. Este fontanero, era el que se encargaba de reparar las averías de todos los centros públicos del ayuntamiento incluidos CEAS y colegios, haciendo el mantenimiento oportuno, para que funcionara todo con normalidad. Desde la jubilación no se ha cubierto ese puesto con una contratación de bolsa, primero se tiró del plan de empleo y después pagando a una empresa para que haga una reparación puntual porque hay una inauguración, a la que asisten las personalidades institucionales.

– No hay que olvidarse de las puertas por las que se accede al centro, las cuales, la mitad también están averiadas y no se pueden abrir, y las que se pueden abrir, no son aptas para el acceso de personas discapacitadas; además, quien quiere entrar o salir del centro, tiene que hacer una fuerza considerable para poder abrirlas.

– Otra “anécdota” es el boquete que hay en parte del techo de la zona de la Policía Nacional, que sigue caído desde julio de 2015… ¿De verdad no se puede llamar al seguro para que se haga cargo de estos desperfectos, o como éste obliga a presentar una factura previa, no hay dinero para ello? O quizás, siendo previsible el traslado del museo de policía, no interesa al “cuerpo” hacerse cargo de la reparación.

Se “supone” que los costosos gastos de mantenimiento del centro, iban a ser compartidos. ¿De verdad Policía Nacional se hace cargo de su parte? ¿Por qué no se abren las puertas que dan acceso directamente a su zona? ¿Es normal tener una exposición de la Concejalía de Cultura dedicada a Victorio Macho, en una sala que para acceder a ella hay que pasar por la zona de la policía limitando el acceso a la misma al reducido horario que abre policía, y que no es el mismo horario de apertura que tiene el ayuntamiento?

En el Ayuntamiento de Palencia para lo que se quiere sí que hay dinero… se deduce que a este centro le atribuyen un nulo efecto multiplicador económico para la ciudad.

La cuestión de base es que alguno de los máximos responsables de la Concejalía de Cultura, apenas pisa por este al que llaman “CENTRO DE REFERENCIA” a no ser para hacer acto de presencia en las ruedas de prensa, con lo cual no conoce los problemas que hay dentro, y si los conoce, no les da la importancia que se merece, porque no lo vive día a día como los trabajadores y trabajadoras que allí prestan sus servicios.

Es lo que tiene Ubicar la Concejalía de Cultura y de Fiestas tan a desmano y alejada del centro de la ciudad, cuya consecuencia supone trasladarse para realizar las funciones propias del cargo, suponiendo como resultado una nula operatividad. ¿CENTRO DE REFERENCIA de qué?… Si esta antigua cárcel donde estuvo recluido Miguel Hernández es un centro de referencia, cómo serán otros edificios que no ostentan esa elevada categoría!

Razón tenía el insigne poeta cuando escribió una de sus citas en ésa cárcel:

“¿Qué poco vale uno ya! Hasta las ratas se suben a ensuciar la azotea de los pensamientos. Esto es lo que hay de nuevo en mi vida: ratas. Ya tengo ratas, piojos, pulgas, chinches, sarna. Este rincón que tengo para vivir será muy pronto un parque zoológico, o mejor dicho, una casa de fieras…”

Miguel Hernández