Ganemos Palencia ha presentado una actualización sobre los cuatro expedientes admitidos a trámite por el Procurador del Común en marzo de 2017, y aún no resueltos, sobre las Escuelas Infantiles Municipales.

– Respecto a personal, la empresa aún no ha pagado las cantidades que adeuda a las trabajadoras y que éstas ganaron en los juzgados respecto a nóminas y complementos salariales.

– Ha habido despidos de trabajadoras con contratos parciales o fijas discontinuas. El último despido ha sido el de la trabajadora de la limpieza en Cres Sanz por solicitar sus derechos, es decir ampliación de jornada de 6 a 8 horas para que se cumplan los Pliegos de prescripciones técnicas. Lo que ha supuesto indemnizaciones por parte de la empresa derivados de sentencias judiciales condenatorias. La empresa adeuda cantidades salariales a trabajadoras que han tenido que denunciarlo ante el serla y ante los tribunales para poder cobrar.

– Más de un año después, hay trabajadoras de cocina y de limpieza que siguen contratadas por 6 horas incumpliendo el Pliego que exige jornada de 8 horas, o dos personas contratadas por media jornada.

 

– Ha habido bajas entre las trabajadoras que no se han planificado adecuadamente a pesar de haber sido bajas programadas. Conocemos también que ha habido expedientes sancionadores por faltas leves a las trabajadoras por parte de la empresa que tiene adjudicado el contrato hasta el 31 de julio de 2017.

– También las cotizaciones son diferentes, aunque la mayoría de profesoras tienen el mismo contrato.

– Al personal de prácticas en ambas escuelas, se les asignan funciones de profesoras de apoyo (sustituyendo profesoras de apoyo por personas de prácticas) así como la limpieza y otras labores que no les corresponden o exceden sus responsabilidades, incluso dejándolas solas en las aulas. Dos trabajadoras en prácticas abandonaron las mismas antes de tiempo, al estar disconformes con la labor que realizaban.

– Cuando hay algún problema en los centros, la dirección y la gerencia se desentienden.

– Una de las Escuelas infantiles (Cres Sanz) no está registrada como Escuela Infantil en el Registro de la Dirección General de Educación.

– La disminución de horas del personal de limpieza implica falta de higiene y limpieza, por ejemplo, las alfombras de las aulas no se han limpiado en todo el curso.

– Calor excesivo sobrepasando los limites permitidos por ley. Ello es debido a que en una de las escuelas infantiles, Casilda Ordóñez, no hay aire acondicionado y no se facilitan sistemas de refrigeración, por ejemplo instalando ventiladores en cada aula. Y en la escuela de Cres Sanz donde sí hay aire acondicionado, la empresa ha tardado más de una semana en encenderlo alegando averías. En este sentido, el AMPA denuncia en su escrito que la empresa alegó tener que hacer previamente una consulta a todos los padres y madres, algo que consideran absurdo y de cuyo resultado no se ha sabido nada.

– En enero, Ganemos denunció precisamente lo contrario, muy bajas temperaturas en las aulas debido a que presuntamente no se encendía la calefacción. En ese momento la empresa alegó que las calderas habían tenido una avería y que se estaba subsanando, tardándose seis días en reparar el problema.

– Actualmente, el Ayuntamiento se está planteando prorrogar la contratación con dicha empresa, desde Ganemos nos oponemos rotundamente. También 70 de 82 padres/madres de alumnado en Cres Sanz han firmado denunciando irregularidades en la Escuela Cres Sanz y solicitan que no se renueve el contrato con la empresa “Colorín sin fin”.

– Ambos centros son de titularidad municipal y están gestionados con fondos públicos y por ello deben dar un servicio de calidad y no a demanda de las empresas que únicamente parecen buscar beneficios económicos a costa de recortar en la calidad del servicio a los niños y niñas, así como creando múltiples irregularidades en la gestión del personal contratado.

– Existen denuncias por parte de los padres y madres de las Escuelas infantiles municipales como: uso de alimentos de dudosa calidad, elaboración de menús no adaptados a la temporada y/o mala combinación de grupos de alimentos, poca variedad de frutas.

– Falta de planificación en las compras y elaboración de menús entre la gerente y la dietista en la escuela Cres Sanz. La dietista no aparece por la escuela nunca, lo cual provoca dudas y preocupaciones en los padres y madres con hijos o hijas con alergias e intolerancias alimentarias.

– La comida de Casilda Ordóñez se trae desde Cres Sanz, donde se cocina sin las debidas condiciones de higiene y refrigeración.