Ganemos Palencia quiere informar de los efectos de la antena de telefonía instalada recientemente por Orange en la cubierta del hotel Rey Don Sancho de la capital, en zona “sensible” por la proximidad de un instituto y de una residencia de la tercera edad, tal y como puede verse aquí https://geoportal.minetur.gob.es/VCTEL/detalleEstacion.do?emplazamiento=CYLR7733A (como comentario, recalcar que los niveles de potencia permitidos por la legislación española son tan elevados que siempre se van a cumplir por parte de las compañías y no son garantía de nada).

 

Para ello, ha comenzado la actividad de difusión reuniéndose el pasado viernes con la Junta de Personal Funcionario y con el Comité de Empresa de Familia e Igualdad de Oportunidades, representantes de los trabajadores y trabajadoras no docentes del Instituto Alonso Berruguete y de la residencia Puente de Hierro. En breve también hablará con la representación de docentes y laborales de Educación del citado instituto, así como con AMPAs y con la asamblea de estudiantes.

 

El primer encuentro ha sido muy positivo, tanto la Junta de Personal como el Comité han comprendido inmediatamente la situación y están de acuerdo en plantear escritos y recogidas de firmas, pues son muy conscientes de lo negativo de dichas instalaciones en la salud de las personas que trabajan muchas horas al día. Diversos estudios epidemiológicos asi lo atestiguan.

Desde Ganemos se han explicado las recomendaciones de la UE que  vienen de muchos años atrás, por ejemplo la del Consejo de la Unión Europea de 12 de julio de 1999, donde los niveles máximos de exposición al público que esta Ley establece tienen como referencia las recomendaciones de la Conferencia Internacional celebrada en Salzburgo, con unos valores máximos de emisión para la protección preventiva de la salud pública para instalaciones de telefonía móvil y otros para la irradiación de alta frecuencia, teniendo en cuenta la posible afección a infancia, mayores y personas enfermas, pretendiendo compatibilizar el funcionamiento de las instalaciones de radiocomunicación y telecomunicación con la adecuada protección de la población y teniendo en cuenta la legislación específica preventiva y precautoria de otros paises.
Asi mismo la directiva 97/23/CE del Parlamento Europeo ya en el año 1997 considera que el compartir instalaciones puede resultar beneficioso por motivos medioambientales y urbanísticos, por lo que esta ley contempla la compartición de instalaciones al objeto de minimizar el impacto de dichas infraestructuras.
Sin ir más lejos, en España ya en el año 2001, la ley 8/2001 de 28 de junio para ordenación de las instalaciones de radiocomunicación en Castilla La Mancha hace referencia a los riesgos de las antenas de telecomunicación y limita su instalación en lugares sensibles como hospitales, residencias de la tercera edad, escuelas infantiles o centros educativos. De hecho menciona en palabras textuales en la exposición de motivos que “es absolutamente necesaria la protección de los ciudadanos de la Comunidad contra los efectos nocivos para la salud que se sabe pueden resultar de la exposición a los campos electromagnéticos”.

Sin embargo, al Ayuntamiento de Palencia, no solo no se les ha informado de la instalación de la antena por parte del Ministerio, sino que no les consta que se haya solicitado el permiso. Sólo hay una licencia de 2016 para radioaficionados, nada que ver con antenas de telecomunicaciones. El Consistorio debería ser el primer garante de la salud de las personas, pero con la actual normativa únicamente pueden comprobar si desde el punto de vista urbanístico o patrimonial la antena está “bien instalada o no”.

Frente a esto, Ganemos propone la realización de estudios sobre el estado de la salud de las personas que vivan en las cercanías de antenas de telefonía, que se instalen equipos de medida en tiempo real de las emisiones de las antenas, así como un Plan de despliegue con consulta ciudadana.